Vete sin hacer ruido

0
4795

Cuando te vayas, evita buscar culpables. No digas todo lo que nos faltó y todo aquello que se esfumó. Guarda silencio en señal de respeto y traga tus excusas para escupirlas allá afuera. Si eliges marcharte es porque ya todo se ha dicho, porque se superó el límite de paciencia y ya no queda más por hacer, y si no hay nada por hacer ¿para qué decir más?

No te sientas culpable ni esperes a que yo sienta culpa, somos humanos, fallar es parte de lo que somos. No esperes que te busque y no busques regresar después, porque probablemente ya no estaré aquí. Y no digo que será fácil aspirar tu aroma de la almohada cada mañana y darme cuenta de que no estás, pero si has elegido irte es porque ya no hay nada que salvar.

No tambalees, sé que tampoco es fácil para ti, pero si esto es lo que quieres nada de mí te frenará. Aprieta los ojos e inhala fuerte para armarte de valor, sacude los recuerdos, abandona las promesas y sal de aquí con la frente en alto como si fueses a comerte el mundo; hazte el fuerte como siempre acostumbras y no regreses la mirada.

Cuando te vayas, no des explicaciones. Tampoco esperes a que te tome del brazo y te pida entre lágrimas un intento más. Llévate todas tu cosas, no dejes nada aquí; llévate también los recuerdos y tus manías. Llévate todo lo que me pueda recordar a ti.

No sientas tristeza por mí, te aseguro que saldré adelante y haré todas aquellas cosas que siempre soñé. No creas que perderé todo tras tu partida. Y claro que dejarás algunos destrozos, pero nada que el tiempo y amor propio no puedan arreglar. Hay mucho de mí que no conoces, y te sorprendería saber lo fuerte que soy.

Por último, cuando des el primer paso fuera de aquí, recuerda muy bien que no habrá marcha atrás. Tan pronto como salgas de mi vida, yo volveré a comenzar. Camina a paso rápido y no busques saber de mí, porque yo no querré saber de ti. No será rencor ni orgullo, sino ganas de permanecer feliz.

Vete despacito y sin hacer ruido. Para cuando amanezca, mejores cosas llegarán.

Escrito por: Mayeli Tellez