Tendré que salir adelante ya que no estarás mas conmigo

0
955

No se cuantas personas llegan a un momento de sus vidas donde quisieran retroceder el tiempo para no cometer los mismos errores. En mi caso son una línea de errores que viene desde mis padres o antes de ellos, que me afecto directamente a mí y lamentablemente es demasiado tarde para corregirlos.

Nací en una familia chapada a la antigua, con un padre machista y una madre totalmente sometida a la voluntad de mi papá; los hijos varones debían trabajar desde muy pequeños mientras simultáneamente estudiaban, en cambio nosotras las mujeres éramos criadas y formadas para ser excelentes esposas y madres. Mis padres nunca hicieron ni el más mínimo esfuerzo en apoyarme en los estudios porque pensaban que yo había sido creada solo para atender bien a mi esposo, para hacerlo feliz, para tener muchos hijos; atenderlos y cuidarlos.

A demás, mis post grados y maestrías serian lavar bien los trastes, cocinar excelente, dejar bien limpios los baños, saber lavar y planchar… y todo aquello que le facilitara la vida a mi esposo y a mi familia sin tomar en cuenta mis necesidades y aspiraciones personales.

Pues y así fue que mi vida tomo curso. Me casé muy jovencita con un hombre muchos años mayor que yo, muy  trabajador y tenía que serlo ya que tuvimos muchos hijos… Se imaginarán que eso y las obligaciones de la casa me tenían totalmente entretenida.

Nunca pude estudiar nada, y aunque no soy totalmente analfabeta en este mundo tan avanzado yo voy muy por detrás. Por ende desconozco muchas cosas y por falta de tiempo siempre me la he llevado mal con la tecnología. No sé mucho de celulares, ni de computadoras y mucho menos de transacciones bancarias, ni papeleos administrativos.

Todo esto me hizo ser más dependiente de mi esposo a tal punto que no sabía hacer nada sin él, hasta dormir sola era insoportable pues él era mi todo.

Hace poco tiempo a mi esposo le diagnosticaron un tumor avanzado en el hígado y en pocos días falleció. No podría expresar en tan poco texto el dolor y temor que sentí. Pero lo más horrible de todo fue darme cuenta de que yo era un ser totalmente incompetente.

Poco a poco estoy tratando de superar tantas cosas que ni se por donde iniciar. Prácticamente estoy naciendo de nuevo a esta avanzada edad. Todos mis hijos crecieron y están lejos de casa. Ahora me siento totalmente sola e insegura cada día y en cada segundo.

Ahora entiendo que una mujer es mucho más que esposa y madre. Tenemos que estudiar, instruirnos, saber vivir solas y estar preparadas para cualquier cosa que nos depare el destino.