¡Esto parece un cuento de novela, si no lo vivo en carne propia nunca me lo hubiese creído!

0
487

 

Como ya podrás imaginarte soy una chica de escasos recursos, pero muy honrada. De niña siempre me gusto ayudar a mi mama con los gastos de la casa. Siempre me las he arreglado para trabajar en lo que se, ya sea limpiando casas o cosas sencillas de estética como pintar las uñas, hacer la pedicura  y otras mas.

Toda mi vida me imagine que nunca iba a salir de esa mala situación económica en la que estaba con mi familia, pero tampoco nos faltaría el alimento porque trabajábamos muy duro para que nunca pasara.

En un día de trabajo una muchacha de buena posición económica a quien le había limpiado su casa en otras ocasiones, me contrato por unos días para que aseara su cada para un evento que estaba próximo a darse y donde necesitaría de mi. Yo con gusto acepte este trabajo ya que lo necesitaba, sin saber todo lo que me esperaba.

La mañana que me toco presentarme en su casa fue muy normal como en todos los demás lugares donde había trabajado antes, la muchacha me recibió y yo inmediatamente me dirigí a hacer mis labores ya que había mucho que hacer. Ni por un segundo me imagine lo que aconteció después de lavar un buen rumo de sillas que estaban apiladas.

Ya exhausta, no podía mas con mi espalda del cansancio, me senté en el piso un momento a descansar un poco. Cuando de repente me dicen “Hey chica, toma un poco de agua, debes estar muy cansada por limpiar tantas sillas” yo miro a esta persona con este amable gesto para darle las gracias y solo le pude decir “Nada” ¡Me quede muda! Fue muy estúpido de mi parte y tan obvio que me gusto este chico que me quede sin pronunciar ni una palabra. El solo sonrió y se fue.

Al otro día, yo iba muy animada de poder verle por lo menos, porque en mi cabeza jamás se cruzo un pensamiento de esperanza con él ya que se veía de buen porte y sin dudas era familiar de la muchacha adinerada a quien yo le estaba trabajando.

Esta vez yo me encontraba ordenando las mesas del festejo, cuando aparece este chico nuevamente con otro vaso de agua, pero no quedo hasta ahí ese momento, yo en mi emoción, porque no podía creer que un chico así se preocupara por mi sin razón alguna, y con este gesto que solo tenia conmigo habiendo muchas chicas mas, al igual que yo tenían sed y estaban agotadas.

Yo le pregunté ¿Por qué este gesto conmigo? Y él solo me dijo “Porque eres una chica hermosa, por encima se ve que eres luchadora, y no te importan las apariencias”. Yo solo sonreí y le di las gracias por esas hermosas palabras, pero sentía que algo no andaba bien, aun no sabía quien era él y por que siempre estaba ahí.

Le pregunte a otra chica que tenía mas tiempo ahí trabajando que ¿Quién era él? y para mi desdicha este chico era el novio de la muchacha a quien le estaba trabajando, ¡Qué locura! Me dio terror, podía perder mi trabajo por estar conversando con este muchacho pues ya era obvio que le gustaba.

En fin, llego el día del evento, y allí estaba el tan hermoso, oloroso y atento. Yo ya no quería cruzar ni una mirada con él. Estaba aterrada por esta situación, no quería perder mi empleo. Pero en un instante que fui al baño el llego ahí y me llevo de una forma apresurada a un lugar apartado y me dijo que le gustaba muchísimo, que era el tipo de mujer con la que había soñado, que no soportaba mas a su novia.