Nada de lo que me dabas era suficiente

0
644

Cuando algo no salía como quería era como el que mundo se hubiese acabado. Agarraba mucha rabia, impotencia, porque era algo que no podía manejar o controlarlo. Mi familia era adinerada y no escatimaban en gastos conmigo, en fin, asi era sus formas de expresar su amor para conmigo.

Ya cuando llegue a ser más adulta aun mi forma de pensar era un poco infantil en este aspecto. Hacia berrinches, me encerraba en casa por algo que no haya salido bien, se me salían actitudes de cando era mas chica. Pensé que esto cambiaria la verdad, pero fue entonces cuando conocí a un  chico.

Este chico que conocí aparentemente era del tipo de chico que le decía “Si” a todo lo que yo pedía, me recordaba mucho a mi papa. Con este chico me sentía protegida, muy segura de todo y, ¿Quién no? ¡Si apenas yo abría la boca y se hacia realidad lo que pedía!.

En mi vida nunca tuve verdaderas amigas, pues todo lo que les interesaba era mi dinero. Con él pude experimentar la verdadera amistad. Pero al pasar un tiempo sentía que todo se desvanecía entre nosotros, en realidad creo que lo sentía yo nada mas!

El se esmeraba mucho por atenderme, me llenaba de regalos, me daba mucho cariño, pero yo estaba como sedada, no le retribuía el amor que me daba, no expresaba nada. Sentía que era normal, que era su deber ser así conmigo. Hasta que un dia se canso, y rompió conmigo.

Ahora yo quede con el corazón destrozado, ¡Cuanta falta me hace! No pude hacer nada para retenerlo conmigo. Ya eran demasiado los desprecios que le había hecho.

No se si echarle la culpa a mis padres o si echármela a mi. Puedo darme cuenta que nunca quedo satisfecha con algo. No se si de verdad es amor verdadero lo que sentí por él, o si solo fue una costumbre y dependencia.

Lo que si se, es que le hice mucho daño al no corresponder cada detalle que él tuvo conmigo. Creo que pudo haber tenido un final feliz. Pero todo dependía de mi y aun no estaba lista para él. Ahora me pregunto ¿Para quién estaré lista? y si es que realmente lo estoy.

Me aventurare nuevamente en el viaje del amor, y ver que me depara la vida y el destino. Prometo hacer todo mi esfuerzo por no hacer sufrir a otro chico con mis caprichos y antojos.