Mama, tu valentía me hizo ser la mujer exitosa que hoy en día soy

0
881

 

En la vida existen muchos tipos de personas, pero ya las he clasificado en dos tipos. Hay personas que son débiles y otras que son fuertes. En mi vida siempre estuve rodeada de personas fuertes, en especial mi mama. Ella era un roble, su temple era de admiración. Mi padre me abandono cuando era aun una niña y a decir verdad no lo recuerdo. Mi madre tomo el rol de ambos y me saco adelante.

Eran incontables los trabajos que tenía para poder mantenernos a mí y a mis hermanos. Nunca vi un síntoma de cansancio o pereza en ella. Era digna de admiración.

Pero yo no se que pasa conmigo, tengo muchos complejos, todos mis hermanos son como ella y ¿Yo? Nada que ver con eso. Soy muy perezosa, todo me da flojera, lo que empiezo no lo termino, nada me dura, ¡Soy un desastre!

Ahora me encuentro muy triste porque he sido la vergüenza de mi madre. No he podido graduarme de la universidad porque he dejado mis estudios para trabajar. Realmente no me gusta estudiar como a mis hermanos. Pero se que algún día lo voy a lograr para que mi mama se sienta al fin orgullosa de mi.

Mis hermanos me presionan y esto hace que tenga mas temor a lograr las cosas que tengo como metas y solo me provoca abandonarlas, pero pienso en mi mama y agarro fuerzas para levantarme.

Hace unos días una amiga me llamo triste y enojada con la vida, ella sabia que yo me sentía igual, la diferencia era que a ella si le gustaba estudiar y era mas proactiva que yo. Me dijo para aliarnos y crear un pequeño negocio de ropa. Yo emocionada le dije que ¡Si! era una gran oportunidad para enorgullecer a mi madre de que al fin su hija tenia algo propio y podía salir adelante sin su ayuda.

Supe que este negocio saldría fantástico porque en la apertura todo salió de maravilla, fueron muchas personas y dimos en el clavo con toda la ropa, lo cual hizo que reabasteciéramos el lugar con ropa nueva. Y así sucesivamente pasaron los días. Compraban nuestra mercancía ¡Como pan caliente!

No paso mucho tiempo cuando nos mudamos de local a un sitio muy concurrido. Y fue allí donde ¡todo se dio! ¡El éxito del negocio había llegado! Teníamos muchos pedidos, nos llamaban para apartar ropa, la mayoría de las personas que llamaban era personas de mucho dinero por que vendíamos ropa de marcas y de buena calidad.

Así empezó nuestro viaje al éxito. Al pasar los años montamos más negocios iguales a ese en todo el país. Gracias a su buena fama no costo trabajo en darlo a conocer. Mi sueño se había hecho realidad !Mi madre estaba muy orgullosa de mi! Ahora mi próxima meta era graduarme de la universidad. Gracias a ella puedo estar en paz conmigo misma, gracias a su ejemplo me he convertido en la mujer que soy, su ejemplo de lucha y perseverancia siempre retumbaran en mi mente y corazón.