Te creí más inteligente ¡Idiota!… ¡Eres otro más del montón!

0
1277

No me cabe tanta rabia en mi corazón al pensar tan solo en su nombre. No puedo creer que haya hombres tan idiotas como tú. ¡Cómo puede existir un ser tan inmaduro y tan imbécil! que no le dio la cabeza para pensar en lo que hacía.

Debo reconocer que yo debí darme cuenta de quién eres realmente antes de fijarme en ti. Pero aún estoy confundida de todo lo sucedido. Me siento burlada, es como si fueras a comprar una caja de cereales y cuando la abres consigues canicas, es decir, ¿Qué tiene que ver la fachada con lo que hay adentro?

Te entregué todo mi amor, mi atención, mi tiempo y más… ¿Qué podía esperar de ti? Por lo menos lealtad. Pero ahora que veo todo con claridad me pregunto: ¿Qué iba a resultar de un hombre sin cerebro? De un hombre que no tiene cordura.

¡Que tonto fuiste al dejar que un simple momento de placer con otra mujer arruinara tantos momentos magníficos conmigo! Si todo lo que te di no te bastó, entonces nada te saciará en la vida. Cada gota de amor que deposité en ti fue sincero, puro e íntegro.

Pensé que te había conocido realmente, pero cambiar un amor genuino solo por placer no me cabe en la cabeza. Me decías que me amabas, que yo era la única, que no había ninguna mujer como yo.

Y ¡Sí! Estoy de acuerdo con una sola cosa, y es que ¡No hay ninguna mujer como yo! Porque no doy segundas oportunidades, y creo que para las infidelidades no hay justificativo. Si no sabes valorar a quien dices amar entonces no la mereces, tan simple como eso.

Estoy segura que yo si encontraré a alguien que me ame con la misma intensidad que yo amo, pero de ti, ¿Qué puedo decir? Solo me imagino soledad, porque un hombre como tú es cobarde, no sabe controlarse, no tiene seguridad ni responsabilidad. Mejor busca a tu madre para que termine de criarte, porque así solo piensa un niño.

Ahora que terminé con esta relación infructuosa y llena de mentiras me siento libre, y de verdad deseo que ninguna mujer ponga sus ojos en él, porque no creo que llegue a madurar. Quizás con el tiempo, tal vez, pero estoy segura que pagará por esto, nada queda sin ser pagado.

En cuanto a mí, seguiré mi camino. Otra oportunidad que me da la vida para ser realmente feliz. No le temo al presente ni al futuro, lo mejor está por venir.