Creo en el amor que no asfixia, que es libre pero seguro

0
1026

Para muchas personas existen varios tipos de amor, lo han clasificado a su conveniencia, y creo que esto es completamente erróneo. El amor es uno solo y se puede expresar de distintas maneras.

La gente cree que al casarse han comprado a su pareja y ella tendría que cumplir con una serie de leyes y mandatos, entonces si escogiste a un buen hombre te pegaste la lotería, pero si no te tocara sufrir el resto de tu existencia. Hay otras personas que creen que el amor es solo momentáneo, inician con el frenesí de los primeros meses de un amor desbocado, lleno de detalles y fantasías, y luego de un tiempo cuando todo empieza a mermar deciden separarse porque ya no sienten las mismas ganas y deseo.

También existen otros que desde el principio en su mente le ponen fecha de expiración a la relación usando a la otra persona solo para satisfacer sus ideales o sus deseos ocultos como un simple pasatiempo, y luego terminan todo dejando a la otra persona herida y deshecha.

Desde mi perspectiva podría decir que para mí el amor no tiene límites pero tampoco es extremista. Existe un punto medio en lo que expresé anteriormente sobre las personas que viven el amor a su conveniencia, cuando conocemos del amor que es dar sin egoísmo.

Yo creo en un amor que da libertad a la pareja de ser y hacer, siempre manteniendo el respecto y la prudencia. Pienso que a través de esta libertad verdaderamente somos probados, si realmente amamos lo suficiente como para ir y venir por decisión propia. Pienso que esta libertad a tu pareja te dirá si ella realmente está contigo porque te ama o no.

“Si vuelve a tu lado cada día sin que lo obligues es porque de verdad de ama”

Muchas veces nos equivocamos creyendo que manipulando a nuestra pareja o amenazándola subliminalmente con nuestros encantos los ataremos a nosotras, y no es así, estamos equivocadas. Cuando obligamos a que las cosas se den todo sale mal. El amor no se ruega, no se obliga, el amor se da y se expresa por sí solo. Tenemos que crear raíces profundas en nuestra pareja, porque solo así tendremos la certeza de que será un amor maduro, un amor anclado en aguas profundas donde nadie podrá moverlo.

También creo que la madurez de una pareja esta cuando hay una verdadera comunicación, cuando hay roce, cuando hay confianza. Es aquí donde no hay lugar para los celos insanos y se abre camino para una relación sana donde ambos pueden confiar ciegamente en el otro.

Con todo esto puedo decir que el que ama de verdad jamás estará en una relación amenazando con terminar por cualquier cosa, al contrario, tendrá las ganas de luchar cualquiera sea la circunstancia, porque es un amor maduro, un amor que no asfixia, es un amor que te deja ser esa persona que siempre has sido.

Da la libertad que se necesita para conocer el amor verdadero. Ten la seguridad que ese es el amor real, el que se da sin miedo a un fin inesperado, el que regresa cada día porque te necesita y te quiere a su lado para siempre.