De la amistad al amor todo puede avanzar, pero del amor a la amistad quien lo pueda tolerar

0
1206

Esta historia comenzó cuando terminé con mi novio. Apareció este nuevo chico, tierno y muy amistoso. Sin conocerlo bien él me brindó su apoyo y muchos consejos, pues era un chico un tanto maduro a pesar de que era joven. Él siempre estaba rodeado de muchas personas debido a su forma de ser tan alegre y humanitario.

Yo logré recuperarme de esa relación infructuosa rápidamente, y tengo que aceptar que fue gracias a este chico que me brindó su amistad sin yo pedírsela. Salíamos a todas partes, nos llamábamos todos los días, lloraba con él y él me hacia reír, alegraba mis días grises, me hacía olvidar todos los malos momentos que había pasado en esa mala relación.

Teníamos una amistad que era digna de envidiar. Sus amigos lo criticaron mucho porque él nunca se había afincado con una chica desde hace un buen tiempo y esto para mí fue especial, pues noté que yo significaba mucho para él.

Mientras estaba en este proceso de sacar de mi cabeza a mi ex novio creo que me fui enamorando de este nuevo amigo que había aparecido de la nada y creo que me pasó como el dicho que dice que “un clavo saca a otro clavo”.

Tan solo paso un poco de tiempo para darnos cuenta de que nos habíamos enamorado. A partir de ahí todo fue hermoso, de hecho si ya nuestra amistad era de otro mundo ahora todo era demasiado bueno como para ser cierto.

Todo marchaba de maravilla. Él me llevo a conocer a todo aquel que él conocía, salíamos a todas partes, íbamos a fiestas, hacíamos el mercado juntos, nos contábamos todo. Pero yo empecé a sentir que algo no me encajaba del todo.

Yo me sentía muy bien con él, en realidad más que bien, y él también conmigo, pero todo empezó a ser monótono. Nos gustaba nuestra compañía pero creo que no teníamos suficiente química, o fue que confundimos una hermosa amistad con el amor.

Esos días que sentí esto me invadió un temor muy grande, porque no quería perderlo, pero tampoco sentía que mi corazón era para él. Ahora pienso que pude haberme confundido porque en el momento que él llego yo estaba necesitada de amor y comprensión por el dolor que me había dejado mi ex novio.

Ahora no sabía qué hacer, no quería romper su corazón, no quería que pensara que lo había utilizado para olvidar a mi ex novio. Pero debía hablar con él y serle sincera, era lo mínimo que debía hacer por él. Yo tampoco quería perder su amistad pero no sabía si él estaría dispuesto a dármela después de que le dijera todo lo que sentía.

Efectivamente luego de que le conté todo esto él no me perdonó. No supo manejar esa situación y de verdad no lo culpo, se debe sentir bien feo, pero en el corazón no se manda, y mejor era hablarle ahora que seguir con una relación que no tenía futuro. Estaba siendo bien ilusa en esperar que aun con todo lo sucedido pretender que podía seguir contando con su amistad, si de la amistad al amor todo puede avanzar, pero del amor a la amistad quien lo pueda tolerar.