!Huye de los lobos con piel de oveja!

0
1152

Una de las razones por las que amo mi soltería es porque me encanta la libertad que encuentro en ella. Es una sensación fantástica el hacer lo que quieras sin pedirle permiso a nadie y más aun sin tener que rendir cuentas.

Muchas veces cuando salgo de paseo o de compras miro a muchas parejas disfrutar de su compañía y a simple vista se ven tan felices, pero solo ellos sabrán si eso es solo es una fachada o su realidad. La verdad estoy cansada de ver lo mismo y encontrar que la realidad es otra, y no solo verlo en los demás, sino en mi propia vida.

Una relación tras otra fueron suficiente para darme cuenta que ya no podía entregarle mis sentimientos y corazón a los idiotas que se atravesaron en mi vida. Reconozco que tuve algo de culpa por no darme cuenta de sus verdaderas intenciones, pero siempre era el mismo tipo de hombre de quien me fijaba. Me pregunto si existirá el indicado, pero solo será una pregunta, quedara hasta ahí, porque me encuentro bien así, sola, en libertad.

Definitivamente pienso que nosotras no debemos ir corriendo tras los hombres o caer redonditas con ellos sabiendo todo lo que está en juego. Son tantas cosas que perdemos cuando nos involucramos en una relación que al solo pensarlo me siento presa. Nos envolvemos tanto en ello que terminamos perdiendo nuestra identidad, lo que solemos ser, solo para cumplir el capricho de una persona que apenas conocemos y que no está dispuesta a dar lo mismo o más que tú.

No digo que no extraño a veces estar con alguien, pero ahora disfruto de más tiempo para mí, de encontrarme cada día conmigo misma y conocerme mejor, saber que si hay alguien leal para mí y que nunca me va a fallar, esa soy yo. Conocerme me ha dado la fortaleza para ver bien a donde debo ir y lo que es bueno o malo para mí.

Me pregunto qué le ha pasado a los hombres, donde están esos hombres que te abrían la puerta del carro, los que amaban a una sola mujer, los que te respetaban con la vista. Ahora veo con tan desagrado que ni respetan nuestra cara, los ojos les bailan viendo a otra chica no importándoles que estemos presente. Entre más sé de los hombres o los conozco más prefiero estar sola.

Disfrutan ser el centro de todo, como si nosotras estuviéramos en deuda con ellos. Se comportan como animales que no sienten cuando hacen daño, soltando a una mujer para luego conquistar a la siguiente así como si nada. Vienen como lobos con piel de ovejas, pero ya hay muchas que los sabemos identificar.

El dolor y la amargura que dejan estos animales con cuerpos de hombre lo que ha hecho es fortalecernos más. Me he dado cuenta y lamentablemente a los golpes del valor que tengo, de lo hermosa que es la vida como para estar sufriendo de gratis, y de verdad no deseo perder tal libertad.

¿Acaso no valemos nada para conformarnos con estos lobos?

Preocupemosno mejor de guardar y cuidar nuestro corazón, esa será la mejor inversión que hagamos en nuestra vida. Estoy segura que si existen los hombres de verdad, que compartirán el mismo deseo por dar lo mejor de ellos igual que nosotras. Pero con una lupa bien grande habrá que buscarlos. Mientras tanto disfrutaré del regalo de la soltería, mientras mi corazón va sanando y cicatrizando toda herida que haya quedado abierta.

Preocúpate por elegir correcto antes de tomar una decisión a la ligera y luego salir herida por una decisión apresurada. No te dejes llevar por un simple “me gusta” el amor es más que eso. Mira sus ojos y descubre si de verdad hay un ser humano y no un animal que solo quiere destrozar tu corazón. Tú vales más de lo que crees… Disfruta de este tiempo sola que te regala la vida, momento para empezar de nuevo.