El ejercicio de la uva pasa para relajarte en poco tiempo

0
254

El ejercicio de la uva pasa es particularmente aconsejable para aquellos que quieren comenzar a practicar meditación, pero sienten que les cuesta mucho trabajo. También es útil para estabilizar la mente y las emociones en momentos difíciles.

Se habla mucho sobre los beneficios de la meditación, pero a veces pensamos que es demasiado compleja o exigente como para ponerla en práctica. El ejercicio de la uva pasa es una prueba de que esto no es cierto. Se trata de una actividad sencilla, que no toma mucho tiempo y ayuda a relajarse en pocos minutos.

El ejercicio de la uva pasa es una técnica de entrenamiento para desarrollar la concentración y la atención plena, pero también para practicar la respiración. En todas las formas de meditación, la acción de respirar es fundamental, ya que de esta depende lo demás.

Cuando estás presente, puedes permitir que la mente sea como es sin enredarte en ella”.

-Eckhart Tolle-

Es importante saber que el ejercicio de la uva pasa está especialmente recomendado para quienes no tienen mucha experiencia con la meditación. Ayuda a que te familiarices con ese tipo de prácticas y es recomendable llevarlo a cabo cuando sientes mucha angustia o has pasado por una experiencia difícil.

Primero la respiración

El manejo de la respiración es básico en cualquier ejercicio de relajación. Al respirar correctamente oxigenas todo tu organismo, en particular tu cerebro, y esto constituye la base para que tu cuerpo y tu mente comiencen a funcionar a un ritmo más tranquilo.

Lo habitual es que respires rápidamente y de forma superficial. Aunque no lo notes, esto se debe a que estás pendiente de muchas cosas al mismo tiempo y no estás realmente conectado con tu cuerpo. Si logras detenerte por un momento y respirar en profundidad, es como si la mente y las emociones fijaran un ancla que te da estabilidad.

Lo primero que debes tener en cuenta es que se respira por la nariz y con la boca bien cerrada. Una respiración correcta es nasal y nunca con los labios entreabiertos. Así mismo, al inspirar y expirar profundamente tu vientre debe moverse y presentar cambios.

Lo mejor es comenzar simplemente enfocando tu atención en la forma como respiras. No intentes controlar o cambiar la respiración. Ese deseo de querer controlarlo todo o hacerlo todo correctamente es un obstáculo. De forma natural y espontánea, atender a tu respiración hará que se vuelva algo más lenta.

El ejercicio de la uva pasa

El ejercicio de la uva pasa es en realidad muy sencillo. Para realizarlo, en principio, necesitas solo tres uvas pasas. Lo que tienes que hacer es ir a un lugar tranquilo, donde estés solo y sepas que no van a interrumpirte. Luego, simplemente toma una de las uvas pasas y cómela, haciéndolo tal y como te nazca hacerlo.

La segunda parte del ejercicio consiste en concentrarte en tu respiración y luego tomar la segunda uva pasa. Esta vez no lo hagas mecánicamente, sino que desde el momento en que entre en tu boca trata de percibir la textura, el sabor y las diferentes propiedades de la uva pasa.

Tómate tu tiempo y mastica lentamente, tratando de percibir cómo el fruto pasa por tu boca, tu lengua, tus dientes, el paladar, la garganta… Intenta seguirle la pista hasta donde te sea posible.

Finalmente, solo debes tomar la tercera uva pasa, pero antes de llevarla a tu boca obsérvala atentamente. Pálpala lentamente para sentir su textura; huélela con los ojos cerrados para captar su aroma. Si te parece adecuado, pártela. Luego llévatela a la boca, sin seguir ningún esquema en particular. Solo hazlo como lo sientas. Y eso es todo.

El significado del ejercicio

La meditación busca atenuar y poner freno a las ideas y emociones que hay en tu mente. Sin embargo, esto no es fácil de lograr, ya que constantemente vivimos invadidos por ellas. De hecho, rechazamos inicialmente la posibilidad de vaciar la mente.

El ejercicio de la uva pasa es un entrenamiento para que, poco a poco, logremos el objetivo de erradicar esas ideas y esas emociones que están invadiendo la mente. Al fijar la atención en un solo punto y llevar ese acto contemplativo a su máxima expresión, nos despejamos y esto produce una sensación de tranquilidad y renovación.

Si estamos muy alterados, este ejercicio es un excelente camino para recuperar la calma. En realidad, se puede llevar a cabo con cualquier fruto, pero la uva pasa es muy recomendable porque es pequeña y tiene muchas propiedades de olor, sabor, etc. Prueba a hacer este ejercicio alguna vez y comprueba por ti mismo si es eficaz o no.

Vía: lamenteesmaravillosa