¿Cuántas decepciones soporta un corazón?

0
1517

¿A los cuántos desamores se deja de ser la mujer buena, tierna, amorosa y detallista? ¿Cuántas veces necesitan romperte el corazón para dejar de creer en el amor?
A decir verdad, perdí la cuenta de las veces que me traicionaron, que me hirieron, que me hicieron trizas el corazón.
Perdí la cuenta de las veces que me engañaron, me mintieron, que se burlaron y se aprovecharon de mí.
Juro que las llevaba anotadas, no sé por qué razón, quizás quería saber cuán ruin pueden llegar a ser las personas o quería descubrir mis límites, saber lo masoquista que una mujer enamorada puede llegar a ser. Lo cierto es que, de tantas y tan seguidas acabé perdiendo la cuenta pero seguí recibiendo herida tras herida.
Lo acepto, mentiría si digo que siempre fui la buena del cuento o la víctima la mayor parte del tiempo, yo también herí, también fallé, yo también mentí y desde ahí fui de fracaso en fracaso.
¿Karma?, seguramente.


Y si no es así, me condené yo sola, me castigué de la peor manera que se puede castigar una persona luego de herir a quien le amaba; empecé a conformarme con amores mediocres, a medias, amores que no iban a ningún lado y yo lo sabía de antemano, también aposté por aquellos que no valían nada.
Sí, me la jugué un par de veces y perdí. No siempre se puede ganar, supongo.
Una y otra vez quise reconstruir mi corazón pero como un vaso que al caerse se hace trizas y al querer juntar las piezas muchas ya no logran encajar, así me sucedió.
Me dejé romper de todas las formas posibles, me herí y me hirieron tantas veces fue posible.
Esos huecos, esos faltantes, esos pedazos astillados en mi ser, me convirtieron en una mujer agria, una mujer que ya no quería amar más, que sólo deseaba herir, así cómo me habían herido, pero al final siempre pasa, cuando te sientes muerta en vida, cuando tu corazón ya no late más, cuando tu mente tiene más recuerdos dolorosos que felices y en tu boca ya no hay sonrisas, llega alguien a cambiarlo todo y la historia vuelve repetir, a veces para bien, y otras de nueva cuenta para mal.


No tenía certeza alguna de cómo sería la próxima vez, lo que si sabía es que a la próxima persona le tocaría un ser roto con más defectos que virtudes, un ser al que no le sería fácil engañar o manipular, un ser duro difícil de penetrar y supongo que es el resultado de tantas decepciones, cuando terminas abriendo los ojos, acabas cerrando el corazón ¿no?
Hay una leyenda que dice que en la vida te romperán significativamente tres veces el corazón, después, ya no dolerá igual, será una acción más que tolerarás con facilidad.
Y tú ¿cuántas llevas?

-Stepha Salcas
© ᴅᴇʀᴇᴄʜᴏs ʀᴇsᴇʀᴠᴀᴅᴏs
LIBRO A LA VENTA ¨LA VIEJONA AGRIA: AMAR EN TIEMPOS DE COBARDÍA¨.