¿Por qué te dejé escapar?

0
712

Hey, ¿cómo estás?
Lo sé, me dirás que ‘muy bien’ y luego me harás mil preguntas para saber cómo estoy yo porque curiosamente siempre sabes dar en el clavo y descubrir cómo me siento en verdad y que tal me ha tratado la vida.

¿Qué que tal me va con él?
Bueno… Quisiera decirte que soy la mujer más feliz y enamorada del mundo, pero creo que la única verdad termina siendo solo lo segundo. Posiblemente ahora estás pensando en por qué te he buscado si es así, y la realidad es que ¡TE EXTRAÑO!, lo tengo que admitir, a ti y todo lo que fuimos.

Esa última vez que te vi, ese día en que me diste el último abrazo y mi corazón gritó con insistencia un ‘no lo sueltes’, una parte de mí murió ahí, admito que dentro de mí sabía que se trataba del adiós y lloré por días como una niña, le reclamé al cielo nunca habernos dado una segunda oportunidad y me juré nunca volverme a enamorar.

Con el tiempo él llegó y aunque de principio para mí no significaba nada, acabé enamorándome como nunca pero, ahora es que me doy cuenta que de la persona equivocada.

Es un hombre grandioso con muchísimas cualidades, es noble, gentil y su corazón vale oro, pero parece no pertenecerme o es que tal vez me dejaste expectativas bastante altas de lo que es el amor.

Desde hace tiempo una parte de mi ha comenzado a hacer comparaciones. Así es como he comenzado a echar de menos aquellos pequeños gestos que fueron grandes para mí.

No, él no juega con mi cabello como lo hacías tú, tampoco me da un tierno beso cuando el semáforo cambia a rojo ni toma mi mano al manejar. No, tampoco suelta un piropo cada vez que me mira, ni tiene la manía de abrirme la puerta de cada lugar. Él si olvida las fechas especiales y pocas veces da flores. Sus besos y abrazos son contados y no parece disfrutar el tiempo a mi lado. No convive con mis amigos como lo hacías tú, tampoco pregunta por papá y mamá. Nunca hay llamadas y son escasos sus mensajes. No parezco ser su prioridad y últimamente solo lo hago disgustarse. Las cartas no le emocionan, mis pláticas le aburren y él no escucha mis sueños como lo hacías tú.

Me he notado triste mientras contigo todo era felicidad, me he vuelto a cuestionar ¿por qué te dejé escapar?

Y no, no es que no lo ame, lo amo con todo mi corazón, pero ¿el amor de uno basta para sostener una relación de dos?

Siempre hay preguntas sin respuesta, pretextos y excusas. En ocasiones me ha mentido, y me hace sentir celos de sus ex líos. Nunca parece tener tiempo para mí, parezco aburrirle, en más de una ocasión me ha hecho sentir menos, me ha gritado y los últimos días he sentido que está pero ya no a mi lado. Casi siempre parecemos estar en guerra, él no me escucha y lo que siento o me pasa no le interesa. Pero, yo le amo y hasta el momento me había mantenido firme, aunque su indiferencia y desamor han hecho que contigo vuelva a confundirme y me pregunte una vez más, ¿por qué te dejé escapar?

Con él no se habla de futuro, de aquella casa y la familia que soñamos formar juntos. Con él nunca hay un ¿cómo estuvo tu día hoy?, los ‘te amo’ solo suelen ser por la noche y solo si no ha habido algún reproche.

He luchado con mis fuerzas y mi ser para rescatarnos, pero todo lo que hago parece ser en vano.

Estoy a nada de tirar la toalla, y es que me ha hecho recordar cuánto tú me amabas y su amor en nada se compara.

Y no hay forma en que día y noche no me pare de preguntar… ¿Por qué te dejé escapar?

Yo le he amado como a nadie hasta el día de hoy, pero por más que trato y lucho no parezco ser digna de su amor y me estoy cansando de esta situación.

Ahora es que entiendo aquella frase que dice:
»Cuando una mujer se enamora perdidamente de un hombre, la única persona capaz de arruinar ese amor, es ese mismo hombre».

Y si ahora es que me da por pensar en ti, está más que claro que a su lado ya no soy feliz, me dejó tanto tiempo para ‘luego’ en un aparador, que finalmente terminé apagada sin vida y sin corazón.

Y si el indicado eras tú, ¿por qué te dejé escapar?, dime, ¿por qué absurdamente te he querido encontrar en alguien más cuando ambos sabemos que eso jamás pasará?

  • Hey, estoy bien, pero siendo sincera contigo estaría mejor.

Escrito por: Stepha Salcas
© ᴅᴇʀᴇᴄʜᴏs ʀᴇsᴇʀᴠᴀᴅᴏs
LIBRO A LA VENTA ¨LA VIEJONA AGRIA: AMAR EN TIEMPOS DE COBARDÍA¨.