No quiero pasar mi vida persiguiendo un fantasma… tengo que olvidarte  

0
5613

El sentimiento que se quedó en mi pecho desde el día en que lo perdí no me deja seguir respirando, no me deja seguir adelante para intentar recuperar mi vida y recuperar el tiempo perdido desde el día en el que estuve con ese hombre que nunca pensé que me fallaría como lo hizo. No me gusta sentir este tipo de sentimientos porque sé que las cosas ya se terminaron, pero lo que no sé es como tengo que secar el dolor que los recuerdos me dejan y que entran como espinas dentro del corazón. Tengo que aprender a dormir cada noche sin llevarlo en la mente, sin llevarlo en el corazón mientras tengo que dormir. Creo que es momento en el que las lagrimas tienen que cesar porque sé que no vale la pena seguir llorando, seguir mi vida logrando olvidarlo para siempre.

En ocasiones siento que soy la única que ha experimentado este tipo de dolor, este tipo de desesperación por no tener a la persona que quieres, con la que pesaste que pasarías el resto de tu vida con esa persona. Después me di cuenta que alrededor de mí existen otras personas que han vivido y se encuentran viviendo una situación muy parecida a la mía. La verdad es que parece que fuéramos las únicas personas que han sentido el dolor más insoportable de la tierra, sin ponernos a pensar que así es el amor, que así son las cosas que uno tiene que pasar cuando el amor ha llegado a tu vida y se ha tenido que ir dejándote con ese gran sentimiento y esas ganas de seguir a su lado.

Es normal que los sentimientos choquen cuando estamos en el proceso del duelo; cuando nos encontramos instando olvidar a esa persona que tanto amamos, pero no es fácil. No es fácil decirle adiós a todas esas ilusiones que deseas tener y que sabes que no lo lograrás. Es muy difícil decir un no a todas las cosas que deseas con el alma, pero entiendes que es lo mejor, que es lo indicado para cuando tenemos el corazón roto.

Hasta el día de hoy sigo sin él y lo extraño con todo el corazón, pero he visto que no quiero pasar mi vida persiguiendo a un fantasma, a una persona que ha muerto en mi vida y que yo me aferro en perseguir. Tengo que dejar de ir detrás de ti, tomar lo que aún queda de mí y olvidarlo para poder quitarme ese peso de encima y pueda seguir caminando sola, dejando ese espacio que fue para él, para llegada de la persona que si es para mí, para esa persona que me espera y que estará dispuesta a entregarme todo lo que él no me quiso entregar, y me permita darle todo lo que no me dejo entregarle. Es el momento de comenzar un nuevo camino, es una nueva oportunidad para remediar los errores y dejar de ir detrás d los sueños rotos y de esas ilusiones que sé que jamás pasarán.