Te quiero, pero me amo

0
2906

Cierro los ojos buscando respuestas, tratando de entender en qué momento vale la pena seguir luchando y en qué otro momento es mejor que todo quede por la paz. He puesto tantas excusas para no soltarte, que terminé fallándome. Y aunque no logre sentir con nadie esto que siento contigo, debo hacerme entender que nada es eterno.

No ofrezcas disculpas, no pidas oportunidades; sabes perfectamente que odio la absurda idea de pretender enmendar todo con una simple palabra. No digas que soy lo mejor, que no me has valorado; si estuvieses consciente de ello, esto no estaría pasando. Y sé que no es sólo culpa tuya, es por eso que tampoco quiero esto para ti.

Has llegado a conocerme tanto, que te volviste parte de mí. Da miedo pensar en regresar a aquella vieja rutina en la que no estabas tú, sin embargo, es tal vez lo que ahora necesito. Suelo tratar de deshilar cada situación que resulta importante para mí, que incluso he llegado a enredarme entre mis propias ideas. Ahora tan sólo quiero dejarme fluir.

¿Esta situación es justa para ambos? ¿en qué medida estoy dispuesta a permanecer aquí, sabiendo que las cosas continuarán como hasta ahora? Si las personas suelen ser así: cambian cuando algo está el peligro, pero una vez que todo se estabiliza, continúan siendo quien eran.

Siempre repites que para mí sería demasiado simple marcharme, pero no lo es; si lo fuera, desde el primer error yo ya no estaría aquí. Si fuera tan simple para mí cargar nuestra espalda de recuerdos y después correr a dirección contraria, mi consciencia no estaría reprochando el no haber tratado lo suficiente; pero ¿realmente no traté?

Te quiero tanto que probablemente jamás tengas una idea de cuánto ¿no lo demostré? ¿acaso quieres más? No podría dar más para que después termines creyendo que todavía no ha sido suficiente. No podría dejarme creer que al final ha sido todo por mi culpa, que el problema es sólo mío, que termino siempre arruinando todo lo que de verdad me importa.

Te quiero, pero me amo. Me amo tanto, que no puedo permitirme estar rota una vez más.

Escrito por: Mayeli Tellez