Tengo que dejar de luchar por ti y comenzar una vida nueva

0
7427
Young woman admiring the sunset over fields

Adiós… ¿eso era lo que querías escuchar? Lo has logrado, he tomado la decisión de decirte de una vez por todas adiós. Gracias por hacerme entender que el tiempo que estaba tratando de entregarte lo último que quedaba de mí para que te dieras cuenta de lo mucho que me importabas y todo lo que estaba dispuesta a hacer con tal de que siguieras aquí a mi lado, era tiempo perdido. Ahora puedo verlo; puedo darme cuenta de que no te importará porque nunca lo ha hecho. No seguiré aquí; no seguiré intentando convencerte de no alejare de mí.

Tengo que dejar de luchar tanto por ti porque me he dado cuenta por fin de que no te lo mereces. No te mereces un minuto más de mi parte, no te mereces estar cerca de mí y todo el amor que tengo reservado para ti. Creo que lo mejor esta pasando, todo eso que estaba esperando ahora por fin esta sucediendo. Me voy y me da gusto de hacerlo. Estoy contenta de decirte adiós y dejarte en mi pasado. No quiero que vuelvas, por favor nunca vuelvas. Quiero seguir mi camino sola ahora que he logrado dejarte ir por algún momento, pero ahora quiero hacerlo definitivamente; quiero dejarte, decirte adiós y comenzar a ser libre… comenzar una nueva vida sin ti. Estoy emocionada por el camino que comienzo a construir; un camino en el que ya no estarás para restregarme en la cara que nunca sentiste nada por mí mientras yo estuve detrás de ti por tanto tiempo.

No quería decirte adiós porque pensaba que era más débil hasta que me di cuenta lo fuerte que soy. Estoy mejor sin ti, eso lo sé. Quiero seguir esta nueva aventura dentro del olvido, dejando las cosas atrás y nunca volver a ellas intentando recobrar cada uno de esos momentos que quedaron detrás de nosotros enterrados en el tiempo. No quiero sacarlos, no quiero volver a traerlos a mi mente y que el dolor vuelva a comenzar de nuevo, porque sé que ya no lo soportaría. Estaba harta de sentir tanto dolor, de sentir como las heridas me ardían mientras las imágenes me atormentaban en la cabeza. Estaba harta de pensar en todos esos momentos en el que me sentí humillada por pensar en que sentías lo mismo que yo, hasta que comenzaste a rechazarme, a comportarte de una manera extraña y un poco perversa, tratando de darme a entender lo que yo ya sabía. Sabía que las cosas habían terminado entre nosotros, pero no eras capaz de decirlo de frente, mejor actuabas de manera descontrolada, lastimándome y despreciando cada cosa que hacía por ti. Yo no pensé que las cosas terminarían de esta manera, pero ahora me da gusto que haya sido así, porque pude deshacerme del dolor y el trago amargo de pasar una vida con alguien que no valdría la pena. Gracias por irte de mi vida y enseñarme lo poco que vales, ahora es momento de decir adiós.