Cuando no puedas más

0
2240

No pedimos estar aquí; no elegimos la vida que nos tocó ni los obstáculos que se han puesto enfrente. No elegimos con qué personas toparnos ni quienes nos harán daño; pero, es precisamente todo eso lo que da la pauta para encontrarnos a nosotros mismos.

No, no es tu culpa, tampoco es del resto de las personas; no es tu culpa, pero es tu responsabilidad enmendarlo, salir de aquel hoyo y comenzar a cumplir sueños. No todo saldrá exactamente como lo planeabas, pero está en tus manos que pueda ser mejor. Claro que no es fácil, nadie ha dicho que lo sería, porque nada que valga realmente la pena, puede serlo.

Se vale llorar, se vale romperse y sentirse perdido; pero es obligatorio secar las lágrimas, repararse y encontrarse. Cada cosa sana a su tiempo, pero tocar las heridas imposibilitará que cicatricen de la mejor manera. No se trata de renegar el pasado, se trata de explotarlo, de recuperar lecciones y amarlo por darnos la fuerza para lograr ser quien queremos ser. Nos estamos construyendo y cada experiencia ayudará.

Posiblemente sientas que tu camino es más difícil de lo que podrías sobrellevar, pero créeme, eres más fuerte de lo que imaginas. Hay más dentro de ti, siempre lo habrá, porque no viniste a fallar, no viniste a simplemente tirar la toalla y dejar que el resto se coma al mundo. Tienes potencial, sólo te faltan ganas y seguir intentando hasta lograrlo.

Hay mucho de este mundo para ti, no lo desperdicies, no lo sueltes, no permitas que se vaya de tus manos. Hay tantas oportunidades, tantas experiencias y tantos motivos para estallar de felicidad… pero no llegarán solos, debes ir por ellos. Explota al máximo cada sentimiento que atraviese tu pecho, vívelo y ve por más. Siempre por más.

Y, sobre todo, ámate hasta más no poder. Abrázate, bésate, cúmplete antojos. No esperes a que el resto lo haga, comienza tú. Que no te importe si a otros no les agrada, haz lo que te haga feliz, lo que haga sentir en paz. Aprende a adorar tus defectos, los que te hacen diferente del resto; también aprende a resaltar tus virtudes.

Siempre habrá una nueva oportunidad en cada día, tómala, es tuya.

Escrito por: Mayeli Tellez