Después de este desastre ¿qué?

0
1194

¿Qué había después de la mirada perdida y la despedida vacía? si ya no quedaba intención de volver a cruzar miradas ni ganas de contar nuevas historias. No éramos el uno para el otro y yo lo sabía bastante bien; pero aun así, quise quererte.

Te quise cuando tus labios se endurecían y tus ojos no aguantaban el reflejo de los míos. Te quise en aquellas noches frías sin ti en mi almohada, y en aquellos días confusos tan llenos de silencio. Te quise cuando no tenía nada y lo quería todo, cuando me sentía rota y necesitaba un abrazo. Te quise cuando sabías perfectamente qué era salir lastimado y no te importó lastimarme a mí.

Dije cosas que no había dicho antes y muchas otras quedaron vacilantes en mi garganta, y no sé en cuál de todas ellas me equivoqué. ¿Y qué dijiste tú? si temías a arriesgarte y te quedabas a espera del resto que podía dar, y sabías que estabas actuando mal, pero no tuviste el valor de frenar. Sólo querías curar a ratos tu soledad.

No fui verdaderamente yo contigo, porque algo de ti jamás me lo permitió. Fui debilidad fingiendo dureza, fui un enredo de sentimientos queriendo encontrar la salida. Fui todo aquello que prometí que no sería, por creerme perdida y querer encontrar la solución en ti, que estabas más perdido que yo.

Y después de este desastre ¿qué? Qué hay después de las cartas no entregadas que guardaban todo lo que no se dijo. Qué hay después de la impotencia y las lágrimas silenciosas por la madrugada, esperando un mensaje tuyo. Qué queda cuando se sabe que se pudo hacer más, que había mucho por compartir y demasiado por demostrar.

¿Cómo limpio los escombros de los muros que derribé por ti? mis propios muros. ¿Cómo tiro por la borda toda aquella esperanza que descansaba en mis brazos? y cada noche en la que me guardé un te quiero, y cada tarde en la que me tragué un te extraño. ¿Cómo soplo tu maldita ausencia y el recuerdo de tu sonrisa orgullosa?

Probablemente será difícil, pero después de ti, ya no habrá nada que me pueda lastimar.

Escrito por: Mayeli Tellez