Nada de mí

0
1204
An image of desperate women in autumn park

No podía darte el brillo de mis ojos si ya no se encendían por ti. No podía darte el calor de mi cuerpo después de todos los días en que me mataste de frío. No podía y aun así lo intenté, hasta notar el enorme vacío que sentía en el pecho al esperar un abrazo y un beso que no llegaba.

¿Qué más te podía dar? y qué quedaba para mí. Fuiste tanto tiempo egoísta y no quería verlo. No quería darme cuenta de que ya no me querías igual, que tus enfados eran cada vez más recurrentes, que nunca querías hablar y las excusas sobraban para no verme.

Pero me mantenías ahí y yo no quería soltarte. Lo sé, suena ridículo y ahora me avergüenza el no haber tenido la fuerza desde tiempo atrás. Intenté averiguar qué era lo hacía mal. Intenté ocultar la tristeza en mis ojos y la melancolía enredada en el cabello, y te brindaba sonrisas que a veces no eran correspondidas.

No te culpo por dejar de quererme, pero no olvidaré que a pesar de ello, continuabas deseando que fuera de ti. ¿Qué afán había sino egoísmo puro? Y llegué a pensar que probablemente querías solucionarlo y tampoco sabías cómo; aunque claro, aquello sólo duró un poco, porque cuando alguien no te ama más, no puede ocultarse.

Ya no hay nada de mí para ti, sólo las gracias y los buenos deseos. Ya no tengo miradas profundas ni besos lentos cuando caiga la lluvia. Ya no tengo ganas de preparar un segundo café mientras miramos la televisión en silencio. No me queda ni un gramo de esfuerzo para tratar una vez más, para luchar por ti, si a cada intento me rompías el alma.

Y sé que tarde mucho en soltarme de ti, supongo que eso ocurre cuando verdaderamente quieres a alguien. Pero, finalmente lo hice y me di cuenta de lo vacía que estaba, de lo poco que me preocupé por mí y el poco valor que me di. La vida pone pruebas y esta fue una de ellas, y aunque el camino que sigue será verdaderamente difícil, lo lograré.

Es tiempo de dar todo a quien verdaderamente importa… Yo.

Escrito por: Mayeli Tellez