No quiero decir adiós

0
2867

Las discusiones han pasado a formar parte de nuestra rutina, al igual que verte marchar sin decir adiós. El estrés invade cada esquina hasta sentir que no cabemos más en la habitación. En ocasiones intento arreglarlo y otras tantas se me va de las manos, me lleno de enojo y pienso en alejarme de una vez por todas.

He escuchado que es normal tener problemas en una relación, pero no sé a qué punto se convierte en algo dañino. Nuestra explosiva forma de ser ha chocado tantas veces que hemos llegado a decir y hacer cosas hirientes. No quiero que sigamos rompiendo límites y llegar a un punto sin retorno.

Te quiero, te quiero tanto que no me he sentido capaz de irme de ti y continúas preguntando que qué hago aquí. ¿Qué hago aquí? realmente no lo sé, pero sigo con la esperanza de las cosas mejoren. Y si no mejoran, me obligaré a abrir los ojos y reuniré las fuerzas necesarias para vernos partir a direcciones contrarias.

Soy tan feliz cuando olvidamos todo y permanecemos abrazados encima de mi colchón. En ese momento sólo puedo pensar en lo mucho que te adoro y en lo agradecida que estoy por tenerte a mi lado. ¿Qué nos pasa después? No entiendo. No entiendo cómo podemos pasar de un estado al otro y de pronto sólo queda el colchón.

Me lastima imaginarme sin ti, pero eso no significa que sea débil. Simplemente me acostumbré al calor de tus manos y al aroma de tu cuello. Me acostumbré a tu tierna mirada y tus palabras tan dulces. Me acostumbre a amarte y sentirme amada. Y sería muy difícil desprenderme de todo eso.

Pero, me lastimaría mucho más ver cómo todo aquello se transforma en escombros. Me dolería llegar al punto en que sean más los malos recuerdos y el falso orgullo. No quisiera que todo esto se transformara en una mala experiencia, de aquellas que no se quieren repetir, después de todo lo feliz que me has hecho.

No quiero decir adiós… no me hagas decir adiós.

Escrito por: Mayeli Tellez