Cuando no sabes lo que quieres, terminas perdiendo a quien te quiere y tú me perdiste a mí

0
494

Adiós al cansancio de darte tanto amor, de ser la detallista, cariñosa y amorosa que jamás recibe lo mismo. Adiós al cansancio de pedir perdón después de una discusión aun cuando yo no hubiera comenzado tal pelea. Adiós a los besos, a las caricias vacías, a los sinsabores de tus palabras huecas. Adiós a esa mujer que se encerró un sinfín de veces en su habitación a llorar tu desamor, la misma que te escribía cartas y poemas que por cierto, nunca leíste.
Ya no he de esperarte más, se acabó el permitirte acabar con cada una de mis ilusiones, hoy la historia llega a su punto final, te vas tú pero mis ganas de volverme a enamorar algún día, se quedan, pero esta vez elegiré bien, a alguien que si quiera amar y no solo lo pretenda.


El papel de inmaduro siempre te fue bastante bien, lo tenías todo y jamás supiste valorarlo, ni siquiera el amor que siempre te entregó mi corazón.
Puede que tengas tus razones pero estas jamás justificarán del todo tu manera de actuar, esa en la que siempre me solías lastimar. Quizás me dejaste de querer, aunque posiblemente jamás lo hiciste y es que en el amor no hay intermedios, porque cuando los hay no era amor y en esta historia me has dejado ver que no había nada.
Por más que me esforcé por ofrecerte lo mejor y debes reconocer que jamás te faltó amor, para ti nunca fue suficiente. Poco a poco mis recursos comenzaron agotarse y aún cansada y derrotada, persistía, no sé ni de donde sacaba fuerzas pero lo hacía, sin embargo, igual terminé rota, ¿cómo podrías suponer que esto no acabaría?, continuar era imposible porque cualquier esfuerzo terminaba siendo en vano. Lo único por hacer era armarme de valor y decirte adiós, solo Dios sabe lo mucho que me costó pero hacerlo fue la prueba más grande amor que me hice.
Me dolió y confieso que aún me dueles, lo sé, es difícil de entender, no lo harás hasta que ames a alguien con la misma magnitud con la que yo te he amado.


Debería odiarte, dicen por ahí pero sinceramente no puedo. Sin embargo, espero que aprendas la lección, no se puede ni se debe romper un corazón en el que se está, eso debería ser considerado un delito mayor.
Pero bien, no te he de llorar una eternidad ni diré que jamás me volveré a enamorar, si algo es seguro es que después de algo bueno llega algo mejor y estoy segura de que tú solo has sido una lección y aunque hoy te sientas el ganador, el tiempo te demostrará cuán equivocado estás.
Solo me resta decir que si algún día nos volvemos a ver, no me pareceré en nada a la mujer de ayer, me verás tan fuerte que te vas a sorprender, te preguntarás si te quise y la respuesta será sí, pero lo cierto es que me quiero mucho más.
Te deseo lo mejor, aunque lo mejor siempre lo tuviste conmigo y posiblemente un amor como el mío, no te volverá a llegar.
Cuando no sabes lo que quieres, terminas perdiendo a quien te quiere y tú me perdiste a mí

Escrito por: Stepha Salcas
© ᴅᴇʀᴇᴄʜᴏs ʀᴇsᴇʀᴠᴀᴅᴏs
LIBRO A LA VENTA ¨LA VIEJONA AGRIA: AMAR EN TIEMPOS DE COBARDÍA¨.