Inicio Blog Página 4

Quizás no se trate del final feliz, quizás se trate de la historia.

0

¿Sé te dijera que tendremos un final desagradable o triste te alejarías?, supongamos por un momento que alguien en verdad es capaz de adivinar el futuro y que nos dice que nuestra historia no tendrá un final feliz, ¿sería esto lo suficientemente fuerte como para dejarnos?

No sé tú, pero al menos yo respondería con un sincero “No”, y es que aunque muchos quisiéramos ese final feliz, en el que nos convertimos en ancianos y nos mecemos juntos tomando un té, mirando a nuestros nietos jugar en el jardín y habiendo visto nuestros sueños realizados y los de nuestros hijos. No niego que sería lindo que nuestra historia tuviera un final así, pero, aunque no lo fuera, quiero vivir la historia que juntos vamos a escribir.

A estas alturas creo que independientemente de cómo termine nuestra historia no podría considerarte un error, me has regalado momentos tan hermosos, tan llenos de alegría, me has hecho reír tanto que creo que me han salido esas arrugas que les llaman patas de gallo desde que estoy a tu lado, me has ayudado a convertirme en una mejor persona desde que estamos juntos, y es por eso que sigo aquí, los problemas que se nos han presentado los superamos juntos, siempre tendiéndonos la mano, siempre comprendiendo al otro y sobre todo siempre aceptamos cada uno la responsabilidad que le correspondía.

Aun no puedo imaginarme algo lo suficientemente fuerte como para poder terminar con algo tan grande y tan hermoso como lo es nuestro amor, y más por que día a día nuestro amor florece más, cada día es una nueva experiencia hermosa que se suma a las páginas que cuentan nuestra historia y la hacen aún mejor, no somos perfectos y nuestra relación tampoco lo será nunca, pero creo que ninguno de nosotros busca nada parecido a la perfección, sabemos de nuestras virtudes y carencias, y decidimos que la parte buena es la que importa y la negativa no tanto.

Yo no me preocupo por el hecho de si nuestra historia tendrá un final feliz, me gusta concentrarme en lo que tengo en frente, me gusta disfrutarte y abrirle los brazos a ese mundo de posibilidades, creo que si llega el día en que nos separemos antes daremos una buena pelea para continuar juntos, y si aun así toca decir adiós sin duda te llevaré en mi corazón por siempre, como alguien muy especial, pero ¡hey despierta!, que la pluma que escribe nuestra historia aún tiene tinta de sobra, deja de preocuparte por el final, nuestra historia vale la pena ya por lo que es, incluso si el final fuera malo, la historia nuestra siempre será la mejor de nuestras vidas, de eso estoy segura.

Autor: Sunky

A ti que decidiste regresar en el momento menos indicado.

0

Por primera vez te doy la razón no quiero hablar contigo, no es porque no te odie si no porque simplemente tengo amor propio y memoria, simplemente me quite del camino con dignidad, te deje el espacio libre para que fueras feliz por el camino que tú escogiste, acepte que no había otro lugar para mí en tu vida, por tanto, con mucha dignidad y amor propio simplemente abrí la puerta y me marche.

Al marcharme me lleve las tristezas yo sola y entendí que tenía suficiente amor para brindar a quien realmente lo merezca y lo sepa valorar, no soy una mujer que acostumbra a comer migajas y menos en un segundo plato. No me conformo con menos, voy por más; porque mi valor como mujer supera todo tipo de barreras, si soy una mujer que no merece poca cosa, adquiero un nivel elevado en mi círculo moral y social.

No soy una mujer que se deja pisotear por quienes creen que soy un perrito faldero, a estas alturas de mi vida si estoy para criar a un niño es uno que salga de mi vientre y no de uno ajeno de hace años atrás, soy una nueva mujer que nació de la tristeza, las lágrimas y el dolor, que supo descifrar que fue eso lo que la hizo más fuerte y segura de sí misma, continuando caminando firme y con la cabeza en alto. Porque al final entendí que no me equivoque, sin duda alguna en algún momento, el tiempo me dará la razón.

Cuando llegue ese momento te acordaras que no estaba pensando que era una competencia, sino un reclamo de un sentimiento verdadero, porque como mujer entiendo que a mi alrededor no hay distancia, ni competencia y nunca lo habrá, ciertamente esto va más allá de vestirme apropiadamente o usar lo último de la moda o simplemente de vivir a cierta distancia. Se trata de decencia, moral, dignidad, valentía y coraje para amar a la otra persona sin importar la distancia.

Se trata de ajustarse bien los pantalones y tener el valor de enfrentar lo que se presente. No se trata de esconderse de supuestos sentimientos de rareza, no, se trata de ser hombre y mujer de verdad. Pero esta enseñanza me hizo entender que las cosas se deben tomar como aventura con cordura. Sin mirar atrás, porque allí no se me quedo nada, solo un asiento vacío que se cansó de esperar por algo que jamás llego.

Por: Sydmarie Rodríguez

Te valoro a ti, por ser quien eres y por lo que significas en mi vida.

0

si fue una sabía decisión el hacerles caso a mis padres; por qué a pesar de la distancia me siento cautiva y encerrada, extraño todo de ti, y ni yéndome a miles de kilómetros lejos de ti, ni pasando el tiempo te puedo sacar de mi mente y no tengo el valor de hacerlo.   A pesar de todos los problemas que tuvimos, sigues siendo la persona de la que alguna vez me enamore y con la que había decidido pasar el resto de mis años juntos, y dejar todo y a todos para luchar por el gran amor que te tengo.

Hablamos diario, varias veces al día nos decimos TE AMO, TE ECHO DE MENOS; y quiero pensar que sea verdad lo que nos decimos. Llego a pensar que en parte fue correcto que me fuera y esté donde ahora me encuentro: Es el lugar donde nació mi papá, la persona que siempre ha estado conmigo desde pequeña, hacía más de diez años que no veía a mi familia, a mis tíos, tías y primos que ahora son padres y conocer por primera vez a esos niños que corren a mi alrededor con una invitación a jugar con ellos; ¡je!  es lindo, aunque a veces me irritan porque no estoy acostumbrada a convivir con personas así. Ante todo, me siento tranquila y de cierto modo feliz, no hay día que no deje de pensar en ti, cuestionándome dónde estás, con quién estas, si ya comiste, cómo te sientes aun piensas en mí, si ¿me extrañas como yo a ti?

Estas son solo de las pocas curiosidades que quisiera responder cómo antes, aunque tuvimos momentos de distancia llegué a conocerte bien, sabía exactamente todo de ti hasta las cosas más pequeñas cuando te cepillabas los dientes y la pasta dental se derramaba en el lavamanos, o cuando terminabas de tomar un baño como me molestaba que saliendo de la ducha mojaras todo el suelo, incluso se la forma en cómo te acomodabas para vestirte o de que lado dormías, grandes cosas que ahora te puedo decir ya no me incomodan por qué te quisiera tener a mi lado que tus brazos rodeen mi cintura y en este momento estar dormidos bajo una manta para cubrirnos este frío que estoy sintiendo en ausencia de tu calor.

Nunca es demasiado tarde para reconocer y aprender de las pequeñas cosas que te hicieron grande ante mi corazón y el amor que aún te tengo.  Te afirmo que ahora valoro los mínimos detalles que quizá tu jamás ni te diste cuenta, valoro las noches o los minutos donde nadie nos interrumpía con una llamada o un mensaje para comenzar a pelear, valoro todo de ti, valoro el sudor que recorría tu frente cuando comías picante, valoro cada paso que diste al caminar junto a mí, valoro todos los momentos que pasamos, porque ni la distancia, ni las personas, ni el tiempo mismo, podrá separarnos, ni hacer que te saque de mi corazón.

QUIERO QUE SEPAS AMOR MÍO, QUE SIGUES SIENDO MI PERSONITA ESPECIAL QUE ME ENAMORO Y LLEGÓ A MI VIDA EN EL MOMENTO QUE MÁS NECESITABA DE TI

QUE TE DES CUENTA DE QUE TODA ACCIÓN QUE HAGAS, AÚN LA VALORO Y ECHO DE MENOS A MONTONES.

TE VALORO A TI POR SER LO QUE ERES EN MI VIDA.

Por: Nayeli Márquez

Estoy aprendiendo a superarte

0

Al principio pensamos desesperadamente en volver a todo lo bueno que una vez tuvimos: lloramos, gritamos, estamos de mal humor, después empezamos a ver el lado bueno porque, aunque cuesta, sabemos que nuestra capacidad de recomponernos está presente en algún lado, finalmente, nos damos cuenta de que el terminar no es lo peor que puede pasarnos, aunque estemos muy lastimados, debemos tener fe en que la vida es algo más que meras relaciones; nuestra vida es algo muy importante y no es tan larga como para estar mal gastándola por alguien que no nos valoró.

Hace semanas encontré esta nota que escribí el año pasado un tiempo de rompimiento y quisiera compartirla con ustedes, para que sepan que no son las únicas personas que pasan por estos “pozos” de la vida:

“Si, es verdad que ya pasó mucho tiempo desde que no estamos juntos, también es verdad que ya no te pienso como antes y que estoy rehaciendo mi vida, “Rehacer” es la palabra que encaja, porque si bien ya tenía una vida antes de ti, hubo una ruptura desde que me dejaste y ya nunca voy a volver a ser la misma.

Si, ya no lloro cuando recuerdo todo lo que me prometiste, todo lo que vivimos y todo lo que me arrebataste, tampoco le hablo a mis amigas de ti, ni sueño contigo por las noches.

Pero tengo sentimientos encontrados cuando, inevitablemente, tengo pasar por tu puerta para ir al trabajo o cuando paso por el lugar donde nos dimos nuestro primer beso, no puedo controlar ese pedacito de mí que te extraña, esa parte de mí que quisiera que no existiera, y me pregunto: ¿Pensarás en mí, como yo en ti? ¿Estarás con otra mujer? Y si estás con otra… ¿Será mejor que yo?

Luego recuerdo porque ya no estamos juntos: las peleas sin sentido, las lágrimas, las inseguridades, los silencios, la falta de compatibilidad, y aunque me siento sola, estoy mejor así y, en un futuro, voy a estar mejor aún.

No voy a renunciar al amor solo porque un hombre me lastimó, va a llegar un día en el que conozca a alguien hecho a mi medida, que me entienda y me sepa amar como corresponde y esto es lo que me motiva no a olvidarte (porque alguna vez supiste hacerme feliz y de eso no me arrepiento), sino a superarte”.

Por: Carolina

Se me rompe el corazón, pero te dejo ir.

0

Se que no harás nada al respecto lo aceptaras y me dejaras ir, sin importarte lo que me llegue a doler y cuanto tenga que sufrir al estar aceptando que nunca me amaste y nunca te importe.

Se acabará todo y ni siquiera por tu memoria estaré mientras derrotada y llena de lágrimas estaré cada noche pensando en lo que paso y que fue que tu egoísmo y tu falta de querer me hicieron ver que seguir al lado tuyo solo me iría causando más daño.  Me canse de solo ser yo quien te busca, que lucha y se esfuerza en que no termine lo que alguna vez llamamos «nuestro”, ó al menos eso me hiciste creer durante un largo tiempo, como el creer que alguna vez me amaste, que te importe y no solo me usaste para satisfacer tu placer.

Me alejo para reponerme, sanar y encontrar a la persona que solía ser antes de que te aparecieras en mi vida, una muchacha normal, que solo le importaba el estar bien consigo misma. Pero llegaste y todo lo que tenía guardado dentro de mí, te lo di a ti, cada cosa, cada detalle, palabra, te dedique tiempo, me arriesgue solo por ti. No me arrepiento de nada lo que viví contigo, pero tengo muy claro que no volveré a vivir lo mismo con nadie más, tu eres el único que sabe hacerme sentir tan especial aun en esos días que ni yo me soportaba. Te amo tanto que me alejo de ti para no seguir molestando en tu vida, ni en tus planes. Te amo y conmigo o sin mi quiero que seas feliz y que si alguna vez te llego aparecer en algún recuerdo solo recuerda que fui la única que te amaba con todo y cada pedazo de su ser te amaba hasta cuando más daño me hacías.

Así es el amor o es algo que fisiológicamente creía tener días buenos malos, pero si es a la persona que amas sigues estando ahí en todo momento.

Te dejo ir, diciéndote que te amo, te amé y te amare siempre, y serás el único a quien lamentablemente me enamoré y le entregue un amor incondicional.

Por: Daniela Francisca

No sabes cómo me entristece que ya no estés, me encantaría poder abrazarte.

0

Tener que adaptarse a su actual despertar sin su presencia, sin su amor, sin su ternura…era como un apagón en un resplandecer, calor y frío (ausencia de ti)

Como si en ese instante todo dejara de seguir su curso como una muerte súbita; que no sabes si despertar o dejarte ir en medio de la intemperie sentir, esa sensación de vació profundo, aceptación de realidad, ternura acumulada mientras tu corazón es traspasado sin importar tristeza, sentimiento reprimido y otras sensaciones… ha dado paso al ostracismo y a la misántropa  (convirtiéndose en una chica tímida) cosa que en ella no funcionaba siendo lo contrario de lo que ahora es, en lo que se ha convertido nuevamente y tendrá que superar algunas barreras para dar paso a una nueva reivindicación dejando atrás todo aquello que tuvo tiempo y lugar en el pasado, ahora  ha quedado como un simple recuerdo de nostalgia que al pensar en ello solo trae confort y alegría

En este ahora solo queda recordar aquellos momentos vividos y remontarme en la nube del tiempo que ha sido mi gran motor para sobre llevar la nueva actualidad que es imprescindible, como también el hecho de aceptar que ya no estas, pero aun permaneces grapada en lo más profundo de mi ser y te quedaras sellada por siempre y para siempre, porque eres imborrable, única e inigualable, mi gran universo, mi adorada luz… Amada abuela

No sabes cómo me entristece que ya no estés, me encantaría poder abrazarte y decirte todo lo que he logrado y en la maravillosa chica en que me he convertido, y todo eso te lo debo a ti que me formaste con grandes valores, me enseñaste  que el amor es la mayor grandeza que podemos poseer como humanos, tuve a la mejor nona de mi mundo, mi gran mundo porque siempre has estado conmigo, lo sé, apoyándome siempre y dándome el valor para alcanzar mis nuevos objetivos y sé que desde donde estas me das tu mayor bendición. Hoy en tu cumpleaños te recuerdo más que nunca gracias por formar parte de mí, de mi vida eres esa persona especial que me hace recordar los increíbles momentos de mi niñez. Te amare por siempre…

(ES UN PEQUEÑO FRAGMENTO DE UNA HISTORIA DEDICADA EXCLUSIVAMENTE A MI ABUELA)

Por: Ligiana Montoya

No somos, ni seremos

0

No tengo dinero y mucho menos soy de una posición social de la que puedas presumir con tu familia y tus amigos. Así que si, te he decepcionado, pero sabes, ahora doy gracias porque entendí que a ti solo te enamoran las mujeres que tienen dinero, que eso es lo único que realmente a ti te importa, pero como no soy de tu clase social o sea (rica), te desilusionaste, porque yo no puedo ofrecerte ese nivel de poder al que tu aspiras, y empezaste a salir con una chica que si puede darte eso y más.

Entonces me di cuenta de que tu buscabas en mi era una “aventura”, porque nunca buscaste ser ese hombre en mi vida, lo que tú quieres es que lo “nuestro” siempre se quede en la oscuridad, en secreto, porque realmente te avergüenzas de lo que yo represento, pero te digo algo, lo que yo realmente represento es lo que a ti te hace falta.

Yo represento coraje de ir por lo que realmente vale en mi vida, tengo valentía, porque te hubiera entregado todo mi ser, soy temeraria, porque no tengo miedo a vivir al máximo, soy osada, inteligente, soy todo lo que tú nunca podrás ser, porque te escondes entre las sombras, y esperas que yo haga lo mismo, quieres tenerme escondida, como si fuera una mala mujer, quieres que esté dispuesta a aceptar todo eso y más sin hacer preguntas, sin cuestionar nada.

No puedo ser así, porque estaría matando mi esencia en sí, soy diferente, tienes que entender que no soy como las mujeres que has conocido y con eso no quiero decir que ellas estén mal, es así como les gusta ser y eso lo respeto, pero mi ser es diferente.

Tú escribes que una mujer es bella no solo por su físico si no que es hermosa por su alma, y cuando me conociste, así es como me describías en tus poemas, que, por supuesto son citas de otros autores, porque ni en eso puedes ser original. Debes entender que no estamos destinados, no soy tu hilo rojo de amor, porque tú no eres ese, y aunque te empeñes a pensar que si, no somos ni seremos jamás esas almas gemelas que están predestinadas a estar y ser uno.

Se puede decir que tú lo tienes todo, dinero, tienes una carrera productiva, ahora tienes una relación, si tú quieres por interés, y al ver cómo eres en realidad me pregunto ¿En verdad lo tienes todo? Yo no lo creo, y sabes porque lo sé, porque no me tienes a mí.

Por: Anónimo

Siempre da lo mejor de ti.

0

Cuanto estamos dispuesto a hacer por amor a la otra persona, estamos seguros de que estamos haciendo lo correcto al momento de brindar nuestro corazón a la otra persona, pero muchas veces estamos ciego y no sabemos a quién se lo entregamos, pero el amor es así, uno no escoge solo pasa.

Siempre he escuchado decir “que el que no arriesga, no gana”, “el que hay que dar todo sin esperar nada a cambio” o “el jugarse el todo por todo” y créanme se en carne propia que es dar todo y no ser correspondido, que es intentar día a día enamorarla con detalles y ver que no es suficiente para demostrarle que la amas.

Muchas veces no vemos si la persona realmente te va corresponder, pero muchas veces ellas llevan un gran luto por dentro de un amor que las hirió o simplemente no han superado a su ex, y no es que no te quieran solo que llegaste en el momento equivocado a su vida y por más que hagas de todo tal vez nunca serás correspondido de la forma que uno desea y solo ellas te vean como un acompañante pasajero en sus vidas.

Se dice que el amor es reciproco, que el que da amos recibe amor, y la verdad no siempre es así, pero lo que si les digo, es que nunca agachen la cabeza, siempre la frente en alto y aunque ahora tengas el corazón destruido, ten la conciencia tranquila que diste lo mejor de ti pero que no lo supieron valorar y tal vez, algún día esa persona se llegue a dar cuenta de lo que perdió a un gran hombre que estuvo dispuesto a luchar por su amor pero que ella no se lo permito.

Algún día, tal vez en esta vida o en la otra se vuelvan a cruzar sus caminos y tal vez coincidan en el lugar y momento adecuado, mientras tanto desale lo mejor porque, aunque no te allá correspondido, no es motivo para odiarla o tener rencor, sino para desearle un buen partir en el camino de la vida, porque eso es lo que se le desea a la persona a quien uno Amo y siempre deseo lo mejor.

En donde te encuentres sabes que siempre te amé, y siempre te deseare lo mejor y gracias por los bellos momentos que compartiste conmigo a tu lado. Espero algún día volverte a ver.

Por: Jorge K.

Esta noche la cabeza será tuya, pero las vueltas mías.

0

Me imagino paseando por tu mente con carcajadas cargadas de recuerdos, con el reflejo del sol en mi cara aquellas tardes de verano. Brilla hoy con más fuerza incluso este mes de marzo.

Sé que me piensas con ese olor a mar que dejaron aquellos días en la Isla, o que solamente pierdes la noción del espacio al poner tu vida en blanco por unos segundos para recordarme por el resto de tus días. Sé que imaginas esos lunares de mi espalda que tantas noches te hicieron perder la cordura; ahora la locura de olvidarme te envuelve en una desazón en la que no concibes el porqué.

Recuerdas mis pasos cada vez que escuchas como alguien camina con fuerza detrás de ti; sabes que siempre lo hice cuando el final, era un abrazo cada tarde de invierno lo que reconfortaba mis días fugaces y envueltos en el consuelo de encontrarme con tu sonrisa. Aprietas la mandíbula con rabia cuando el perfume de cualquiera no es el de cualquiera, sino el que yo utilizaba entonces, y por qué no, sigo utilizando hoy.

Sé que sonríes débilmente cuando escuchas a alguien hablar solo; sabes que era lo que mejor hacía mientras descargaba mi bolso, me acomodaba en short y viajaba hacia la cocina dejando atrás todo para preparar contigo algo rico, y maridar el olvido de la rutina con una eterna y efímera copa de vino tinto encima del banco de la cocina. Te duelen los detalles, lo sé, pero no lo siento.  ¿A qué suenan ahora los acordes de aquella canción? ¿Cómo vas hacer para dejar de asociarla a aquella noche de cervezas y risas donde nos conocimos? ¿Qué tiene que pasar para que no la reproduzcas en bucle esta noche que duele? ¿Cómo se solventa el conflicto atormentante en el que se ha convertido el recuerdo de mis ojos? ¿Dime que harás cada vez que amanezca mi sombra entre tus sábanas calientes por otra? ¿Y cuándo confundas su nombre con el mío?

Esta noche sonrió entre líneas, soy el peor de tus recuerdos, permaneceré anclada a tu necesidad de olvidar, pero con imposibilidad de hacerlo, esto sí que lo siento. Navego a golpes por tu cabeza hoy, porque esta noche la cabeza será tuya, pero las vueltas mías.

Por: Sandra López

A veces hay que pasar por lo peor para conseguir lo mejor.

0

Para ser sincera siempre odie esas palabras que decía mi abuelo “lo que vale la pena cuesta”, no entendía en ese entonces a que se refería, yo veía a personas recibiendo regalos con los que yo ni siquiera me atrevía a soñar, y los recibían sin hacer nada para merecerlos, sin ningún esfuerzo obtenían cosas que a mí me llevaría media vida para poder lograr, y me decía a mí misma “¿Cómo ese hermoso carro no va a valer la pena?”, obviamente todas las generalizaciones tienden a errar en algún momento, pero eso no quiere decir que carezcan de una razón, no quiere decir que estén equivocadas por completo.

Lo que yo no entendía en ese entonces era que por ejemplo ese carro que le regalaron a aquella muchacha para ella era “solo una cosa más” de las muchas que ya tenía, si hubiera sido el caso que la dueña del carro hubiera sido yo, ese auto se habría convertido en mi posesión más preciada seguramente, pero dada mi situación era muy improbable que alguien me regalara algo así a mí, e incluso si alguien llegara a intentarlo, seguramente desconfiaría mil veces porque sabría que no había hecho nada para ganarlo, y las cosas completamente gratis no existen, si no te lo has ganado, seguramente te tocará pagar después, así que hasta cierto punto agradezco que nadie me ofreciera un regalo así, para no haber estado en la situación de tener que elegir entre aceptarlo o no.

Ahora entiendo a que se refería mi abuelo, él no decía “que todo lo bueno es caro o difícil de conseguir”, él decía “que solo consideramos valioso aquello que nos ha costado trabajo”, es quizás por eso que algunas personas tienen la suerte de encontrarse con magnificas parejas y aun así las lastiman, las traicionan y las hacen correr lejos, no es que la persona a quien han maltratado no valga la pena, es que simplemente ellos no pueden entender su valor, no pueden porque no les ha tocado sufrir por amor, no les ha tocado ser el lado afectado, ser engañados, ridiculizados, y expuestos por una persona que jugo con sus sentimientos.

Es por eso que se aprovechan de las buenas personas, “porque no pueden comprender su valor”, porque no les van a saber valorar hasta que se den cuenta que en el mundo son difíciles de encontrar las buenas personas, y es entonces cuando miran hacia atrás y se dan cuenta de lo afortunados que realmente fueron al tener aquellas personas en sus vidas y es entonces cuando regresan como perros apaleados a pedir perdón, y usualmente ya es tarde, porque no se necesita ser muy inteligente para reconocer a alguien que vale la pena, solo se necesita haber sufrido y conocido algunas personas que fueron todo lo contrario, es por eso que cuando regresan a buscar a aquella persona a la que abandonaron su espacio ya no está disponible, lo ocupa alguien que tuvo la suerte de haber sufrido lo suficiente como para reconocer a alguien valioso y cuidarlo.

Autor: Sunky

El amor es cuando dos personas se encuentran por casualidad y resulta, que se estaban esperando toda la vida.

0

El otro día me pidieron que contara como fue que nos conocimos, y pude recordar con claridad cada cosa que paso en ese día, desde el momento en que aún estaba en mi casa, arreglándome, decidiendo que ropa iba a usar, peleándome con mi hermana porque había tomado mi plancha para el cabello sin mi permiso y yo la necesitaba, se me hacía tarde, no porque alguien me esperara, solo se me hacía tarde conmigo misma, porque había decidido salir de mi casa a las seis de la tarde y ya eran casi las ocho.

La verdad es que aunque tenía la esperanza de encontrarme con alguien interesante, no creí que terminaría siendo el hombre de mi vida, pensar en cómo cada parte de mi día fue una pieza importante para conocerte me ha hecho preguntarme si fue la casualidad o el destino quien unió nuestros pasos, porque recuerdo que tenía una invitación a la fiesta de una amiga, pero no fui porque ahí estaría mi ex y no tenía ganas de pasar por una escena, y ya que el comportarse como todo un cretino inmaduro se le daba muy bien preferí no ir a la fiesta, pero ¿Qué hubiera pasado si mi ex no hubiera asistido?, ¿o si me hubiera dejado convencer por mi amiga para ir?

No es solo eso, si mi hermana no hubiera tomado mi plancha para el cabello, yo hubiera ido al lugar que tenía planeado en un principio, y seguramente tampoco te hubiera conocido, fue gracias a que me retrasé que decidí cambiar de lugar porque sabía que en el otro ya no hubiera encontrado sitio para sentarme, incluso pensando en el momento en que nos conocimos, cuando nuestras miradas se cruzaron, yo me reí porque me pusiste nerviosa, pero tu pensaste que estaba coqueteándote, no es que no lo hubiera hecho, es solo que en ese momento me sentí tan nerviosa que no hubiera sido capaz de hacerlo a propósito.

Cuando nos conocimos me enteré de que vivías en otra ciudad, pero para cuando me lo dijiste ya habías captado mi atención de tal forma que no me importo que no pudiéramos vernos todos los días, quería pertenecer a tu vida, quería conocerte, igual si las cosas no se daban solo habría perdido un poco de tiempo, pero al menos esta vez como una decisión libre, y no porque alguien me mintiera o me engañara haciéndome creer cosas que no eran verdad.

Después me enteré que tu ni siquiera ibas a venir a mi ciudad, que fuiste practicante obligado por tu trabajo, que se suponía que llegarías un día después, pero que a final de cuentas decidiste adelantarte un día para encontrar un hotel a tu gusto, ¿Te das cuenta de cuantas coincidencias existieron para que nos pudiéramos conocer?, son tantas y todo fue tan complejo, que una sola que no se hubiera dado, desencadenaría en el hecho de que nunca nos hubiéramos podido conocer, por eso me pregunto si fuimos producto de la casualidad o del destino, cualquiera que sea la respuesta simplemente puedo decir gracias por traerte a mi vida.

Autor: Sunky

Pensé en rendirme, pero vi que alguien seguía mis pasos.

0

Creo que todos alguna vez pasamos por una etapa de nuestras vidas en las que solo queríamos ver pasar el tiempo, en la que nos importaba poco lo que nos pasara, lo que pensaran de nosotros, el tiempo que perdíamos o el daño que nos estábamos haciendo.

En mi caso después de una serie de problemas en donde parecía que el destino se había ensañado conmigo, porque me llegaron problemas hasta de donde menos me lo llegue a imaginar, “me llovió sobre mojado” como decimos por aquí, nunca en mi vida había estado frente a tantos problemas, tan fuertes y tan complicados, que simplemente el decidir cuál era el peor ya resultaba un cálculo complejo de hacer.

Creo que si unos años antes me hubiera topado con uno solo de los problemas que en ese momento tenía habría sido suficiente como para deprimirme y tirarme al olvido, pero hay un dicho que dice “dios no cierra una puerta sin abrir una ventana”, y aunque alguien cercano tuvo el acierto de recordármelo en ese momento yo no creía tener nada a lo cual aferrarme, mi esposo nos había abandonado antes de que naciera nuestra niña, mis padres, mis amigos, todos aquellos cercanos a mí a los cuales les tenía la confianza para pedirles ayuda estaban sin posibilidades de brindarme una mano, “estaba sola” eso me dije mil veces sin comprender el error en el que me encontraba.

“Yo sola contra el mundo” era lo que profesaba, porque hasta de Dios te olvidas cuando no te manda un milagro que puedas entender, cuando no responde de manera inmediata a tus plegarias y te resuelve todo como por arte de magia dejamos de creer en él, mi hija aún era pequeñita, pero ya comprendía lo que yo decía y platicaba, en una ocasión quejándome de mi suerte le decía a una amiga que me quería morir, mi hija me escucho porque no me había dado cuenta que estaba ahí, después de que mi amiga se fue hubo un momento de silencio y me preocupe, aquellos padres que tienen hijos me comprenderán, saben que una casa con un niño y en silencio solo puede significar dos cosas: o el niño se durmió, o algo le pasó.

Comenzó a buscar a mi hija para ver si algo le había pasado o estaba haciendo alguna travesura, pero para mi sorpresa me la encontré encogida llorando, le pregunté si se había golpeado o caído y me dijo que le pasaba algo mucho peor, dijo “mi papá nos abandonó” y “tú ahora te vas a morir”, comprendí que había escuchado mi platica anterior, comprendí que le estaba enseñando a mi hija a rendirse ante los problemas, porque ella sabía que teníamos problemas, pero no podía comprender su magnitud, estaba mandándole un fuerte mensaje que decía: “cuando tengas un problema, es mejor morirte”.

Me disculpe con ella, le explique que era solo una expresión, que no me quería morir y mucho menos dejarla solita, ella sonrió titubeante, y me pregunto si estaba diciendo la verdad, le volví a decir que era toda la verdad, yo estaba tan concentrada en mis problemas que no comprendía que mi hija a pesar de ser tan pequeña también estaba lidiando con un mundo que no le gustaba, con una realidad que le entristecía, pero a pesar de eso siempre encontraba motivos para reír, ahí me di cuenta de que resentía demasiado la ausencia de su padre, y también de la mía por que al tener que trabajar ella pasaba más tiempo con los abuelos que conmigo.

Mi hija comenzó a preguntarme de ahí en adelante todos los días antes de irme a trabajar si era feliz y me sentía bien, y yo siempre le respondía que era la más feliz del mundo por tener un angelito como ella a mi lado, sin darme cuenta el repetir esas palabras me hizo convencerme de que podía salir adelante, y lo hice, estoy segura de que no lo hubiera hecho sin ella, y ahora puedo ver que Dios siempre estuvo a mi lado, pensé en rendirme, pero me di cuenta que alguien seguía mis pasos.

Autor: Sunky